+
Información

Crianza moderna: nuevas mamás, nuevos desafíos y tradiciones familiares

Crianza moderna: nuevas mamás, nuevos desafíos y tradiciones familiares

Rosa: Me enteré de que estaba embarazada el 4 de julio y Sarah descubrió que estaba embarazada exactamente una semana después.

Sarah: Tener dos hijos al mismo tiempo no era el plan desde el principio. Decidimos empezar a intentarlo al mismo tiempo, pero no asumiendo que los tendríamos al mismo tiempo, sino esperando que alguien quedara embarazada.

Rosa: Cuando pienso en las primeras semanas, lo que recuerdo es sentirme más cansada que nunca en mi vida y tener miedo de no poder descansar nunca más. Tenemos estos dos bebés, nunca se dormirán, nunca dejarán de llorar. Y qué preciosos, hermosos y encantadores son.

Y cuanto los amo.

Rosa: Solo teníamos diez días de diferencia, pero tuve una cesárea dos semanas y media antes.

Sarah: Volver a casa con Eleanor fue como, ya sabes, una bendición. Como, oh, cariño, la amo tanto. Volver a casa con Leo después de eso fue ...

Rosa: Da miedo. Nuestra primera semana en casa con Leo y Eleanor fue muy, muy difícil. Tenía cólicos, así que lloró todo el día a menos que la sostuvieran, caminaran y brincaran. Todas esas tres cosas a la vez. La primera semana, tal vez dos semanas, cuando tuvimos dos de ellos por primera vez, no pudimos actuar en un papel de apoyo.

Sarah: Cada uno de nosotros estaba muy concentrado en un niño, porque era la única forma de superarlo.

Rosa: Nos sentíamos como padres solteros que vivían juntos. Habría momentos en que uno de nosotros simplemente se sentaría y los vería llorar a ambos, y el otro iría a otra habitación y, como, sollozaría.

Sarah: Me sentí muy sola la mayor parte del tiempo. Yo estaba como, "Solo quiero que duerma más de dos horas. Solo quiero que ella no grite todo el día".

Rosa: Recuerdo que me sentí como, "Cierra los ojos, agacha la cabeza, corre a través de esto. Solo necesitas superar este bache".

Sarah: Caímos en rutinas que coincidían con nuestras personalidades.

Rosa: Tengo mucha suerte. Como a Sarah le gusta cocinar, encuentra tiempo todas las mañanas para preparar el desayuno.

Sarah: El truco es que preparas un desayuno extra, para poder comerlo durante el resto del día hasta la cena.

Rosa: Debido a que vivimos en un cuarto piso sin ascensor, llevarnos a los cuatro afuera siempre es una producción.

Rosa: Los llevamos abajo. Sarah lleva el cochecito. Cada uno tiene una bolsa. Y para cuando estamos abajo, sudamos y estamos de mal humor. Nos bañamos a la hora de dormir, porque es una de las cosas que se supone que debes hacer para tener una rutina sólida a la hora de dormir. La hora del baño con los bebés es divertida. Quiero decir, lavar -

Los bebés son lindos. Son lindos cuando están desnudos, son lindos cuando los lavas. Es una buena forma de terminar el día.

Rosa: Hay varias tradiciones familiares que heredé y que tengo muchas ganas de poder transmitir. En mi familia hay esta cuna que han pasado 3 generaciones, creo que en este momento, en la familia. Cuando me enteré por primera vez de que estábamos embarazadas, lo primero que pensé fue: "Tengo que conseguir esta cuna para que nuestros hijos duerman". Quiero decir, con suerte, cuando nuestros hijos crezcan, podrán usarlo también para sus hijos.

Rosa: Cada persona de mi familia, compartimos este amor por los libros. Leerles a mis hijos es absolutamente una de las mejores sensaciones, aunque a esta edad se comen los libros más de lo que los escuchan.

Sarah: Estoy tan emocionada de ver cuándo comienzan a hablar y cuándo comienzan a caminar, y lo divertido que será todo en el futuro.

Rosa: Eso era lo que decíamos cuando estábamos embarazadas: "No veo la hora de conocerlos. No veo la hora de conocerlos".

Sarah: No teníamos idea de en qué nos estábamos metiendo. Pero nunca cambiaríamos nada, porque son exactamente quienes son, y así es como deben ser.


Ver el vídeo: SER MADRE EN JAPÓN: Mi experiencia y costumbres (Enero 2021).